Los smartphones son base en la agricultura del futuro

A través de smartphones, tecnologías como el internet de las cosas, inteligencia artificial y distintos tipos de software se detonará el mercado de la agricultura inteligente hacia 2023.

El smartphone se convertirá en la herramienta más útil para los negocios del campo hacia 2023. Gracias al equipo, sus sensores, cámara y el correr de aplicaciones inteligentes aplicadas a monitorear cultivos, datos de cosechas y cambios en el ambiente local, el campo puede desarrollar mejores técnicas de aprovechamiento y modelos de negocio en los próximos años.

Para la consultora Markets & Markets, el mercado de la agricultura inteligente se valuó en 6,400 millones de dólares en 2017 y creció a 7,500 millones de dólares en 2018; sin embargo, a medida que los agricultores y diferentes startups detonen proyectos enfocados a la agricultura, en 2023, la agricultura inteligente logrará un valor como sector de 13,500 millones de dólares.

Según un reporte sobre este sector en especial, de la consultora Markets & Markets, la actual penetración de los smartphones a nivel global propone que en los próximos años, tanto países desarrollados, como en desarrollo, se beneficiados del software y tecnologías aplicadas al campo.

“En países en desarrollo y desarrollados, los smartphones con aplicaciones ágiles y amigables relacionadas a la agricultura se están convirtiendo en algo popular entre los campesinos. Éstas apps les brindan información, datos de suelo y los ayudan a tomar mejores decisiones”, cita el reporte de la consultora.

Los smartphones también pueden resultar más útiles al campo, pues el uso y desarrollo de apps móviles es de menor costo, que desarrollar plataformas inteligentes más robustas para computadoras.

Para Lauri Reuter, investigador finlandés enfocado en el desarrollo de comida del futuro y miembro de Nordic Food VC, el uso de tecnología es la clave para prototipar y crear alimentos que puedan solventar la crisis alimentaria que se espera para los próximos años.

Reuter estima que en 60 años, el mundo estará en esta crisis y será preciso encontrar nuevas maneras de crear, por ejemplo, proteínas y alimentos de distribución masiva.

Datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura para 2050 la demanda de alimento en el mundo habrá crecido 60%, con una población por encima de los 9,800 millones de personas, por lo que la tecnología será clave.

En concreto algunas otras aplicaciones de la tecnología a la agricultura y al campo se ven centradas en software y uso de datos para manejo de cultivos, campos integrados con sensores, además de riego y cultivo inteligente.

 

Fuente: expansion.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *