¿Pueden los alimentos cultivados en laboratorio salvar el planeta?

¿Pueden los alimentos cultivados en el laboratorio acabar con la agricultura y salvar el planeta? Desde el diario The Guardian han querido recabar la opinión de varios expertos científicos sobre las posibilidades de los alimentos creados en laboratorio de ser un sustituto fiable para la agricultura y la ganadería, reducir el sufrimiento animal y ayudar a combatir el cambio climático. La idea era intentar refutar un artículo del conocido activista medioambiental y político inglés George Monbiot que defendía el futuro de este tipo de alimentos.

Daniel Pryor, del Instituto Adam Smith, duda de que el sistema propuesto por Monbiot sea posible, sobre todo en lo que respecta a la agricultura. Según Pryor, las raíces de las plantas extraen los minerales adecuados en las proporciones adecuadas del medio ambiente, utilizando energía solar para alimentarse sin coste alguno, sin generar contaminación química y sin necesidad de agua purificada.

Por su parte, la propuesta de Monbiot apuesta por el suministro de minerales para bacterias ensamblado químicamente, con todas las desventajas ambientales de la industria química. Al mismo tiempo, Pryor sostiene que la afirmación realizada por Monbiot de que “la vía de hidrógeno utilizada por Solar Foods (utilizan bacterias del suelo y las alimentan con hidrógeno separado del agua a través de un procedimiento eléctrico) es aproximadamente 10 veces más eficiente que la fotosíntesis” no tiene sentido si no se dice qué aspectos de los dos procesos se están comparando.

¿Mismas vitaminas?

Finalmente, Pryor comenta que “a diferencia de los alimentos de las plantas, ningún alimento generado industrialmente podría proporcionar la combinación adecuada de componentes dietéticos esenciales para la salud, como vitaminas equilibradas, minerales y fibra a granel”. Las plantas siguen siendo la única fuente de alimento con sostenibilidad a largo plazo.

“Ningún alimento generado industrialmente podría proporcionar la combinación adecuada de componentes dietéticos esenciales para la salud”

David E Hanke, de la Universidad de Cambridge, duda de la viabilidad desde el punto de vista económico. “Millones de personas en todo el mundo cultivan, cazan o crían alimentos no para ganar dinero, sino para alimentar a sus familias. ¿De dónde sacarán el dinero para comprar las cosas nuevas? La ciencia puede parecer simple, pero la política es un campo minado”, sostiene.

Al igual que Pryor no termina de creerse que con los alimentos creados en laboratorio consigamos las vitaminas y los beneficios dietéticos e inmunológicos que nos proporcionan los alimentos naturales. No obstante, es partidario de que se exploren completamente las consecuencias de la implantación a nivel masivo de este tipo de alimentos, para evaluar su idoneidad o no.

Agricultura y ganadería, vitales

Georgina Ferry, de la Universidad de Oxford, hace una defensa de la agricultura y de la ganadería, ya que, en su opinión, en muchos casos tienen altos niveles de sostenibilidad y un uso sensato de la tierra.

Para Ferry, “el sistema alimentario mundial, las elecciones de los consumidores y el cambio climático son cuestiones increíblemente complejas, y cualquiera que proponga soluciones sencillas casi con toda seguridad no está en posesión de todos los hechos y datos pertinentes. El ganado es una parte importante de las necesidades alimentarias futuras de la humanidad”.

 

Fuente: elconfidencial.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *