Colombia: Estas son las claves para implementar la ganadería sostenible en los diferentes territorios

La rotación de potreros es un sistema de pastoreo basado en alternar de forma adecuada el periodo de uso de cada uno de estos suelos.

La ganadería ha sido una de las formas de uso del suelo más importantes y con mayor impacto dentro del territorio nacional. Históricamente ha ayudado a colonizar territorios y a establecer poblaciones que se han mantenido gracias a la importante participación de esta industria dentro de la economía nacional.

La industria bovina no solo representa 4% del PIB del país, sino que además es la principal fuente de alimento de los colombianos y ocupa cerca de 39,2 millones de hectáreas repartidas por todo el país. Sin embargo, esta actividad también significa, en números, la principal causa de deforestación en el país. Los daños causados por la ganadería extensiva representan 60% de la deforestación según han calculado investigadores de Fedesarrollo.

Y es que esta técnica, famosa entre los ganaderos, consiste en la crianza de ganado en grandes porciones de terreno, donde los bovinos tienen la posibilidad de pastorear libremente en búsqueda de alimento y con supervisiones esporádicas.

 

Pese a que el panorama no es amigable para el sector en Colombia, hoy son varios los ganaderos que le apuestan a una producción sostenible, con la implementación de técnicas como la rotación de potreros y la reducción en costos de producción, con la implementación de materias primas locales.

 

Uno de los factores que le ayudará es inversión en el capital humano. La capacitación de este personal es necesario para estimular la investigación y la innovación en búsqueda al mismo tiempo de aumento en la productividad y el equilibrio medioambiental.

El capital financiero también cobra relevancia en esta propuesta, pues la ganadería sostenible debe producir rentabilidad del capital invertido. La venta directa sin intermediarios y agregar valor al producto desde la producción, son claves para la transición de la industria.

Otro factor importante corresponde al valor natural, pues la intensión es lograr armonía entre la ganadería extractiva y los recursos naturales. Finalmente, el desarrollo social, enfocado a la equidad, la seguridad alimentaria y la integración de las familias locales en el proceso de producción. Así puede completar el esquema de transición hacia una ganadería sostenible y responsable.

Fuente: agronegocios.co

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *