Argentina: En tiempos de pandemia, el blockchain llega a la ganadería

La tecnología da transparencia al proceso de producción de carne, desde la genealogía de los animales hasta el consumidor final.

Ya es un lugar común sostener que las crisis son oportunidades, pero en el negocio de la carne parece haber llegado la hora de una tecnología que le permite conocer al consumidor final, con un simple código QR desde el celular, el árbol genealógico del animal, el método de crianza, el frigorífico que lo faenó, el buque que lo llevó y quiénes lo transportaron a la góndola. Sobre todo, en tiempos de coronavirus.

Es lo que sostienen Nicolás Belestrini y Diego Heinrich, los fundadores de Carnes Validadas que con la misma tecnología de alta seguridad de las ciber monedas, desarrollaron un sistema de información para la cadena de la carne. Belestrini es licenciado en Ciencias Biológicas con orientación ecológica y promotor de la sustentabilidad ambiental y de los biodigestores para la eliminación de residuos orgánicos en tambos, feedlots y criaderos.

Heinrich es ingeniero agrónomo, asesor y socio de Aapresid (Siembra Directa). Desarrolló en 1996 Cabañas Quenilo, una integración de productores que vendían carne envasada al vacío al mercado local. Los respalda un grupo de inversores que ya aportó la primera inyección de capital.

Al blockchain se lo reconoce como una red descentralizada ligada con la certificación en las transacciones con bitcoins. Pero va más allá de lo financiero”, dicen al señalar que dar transparencia, claridad y confianza al proceso de producción de carne, desde la genealogía hasta el consumidor es clave. “Nuestro producto es disruptivo para el mundo, es lo que se viene como consolidación de la información y como canal de información confiable para cada producto”.

Desde hace 13 años la Fundación Libertad y Progreso elabora un índice sobre calidad institucional con el razonamiento de que las naciones fracasan, precisamente, por la baja calidad de sus instituciones.

En el top mundial no hay sorpresa. Está encabezado por Nueva Zelanda, Dinamarca y Suiza. En América lo lidera Canadá en el puesto número 8 en el mundo y le sigue EE.UU.

Chile que es el 24 del mundo y tiene el tercer puesto en la región. Uruguay es el cuarto, siendo el número 36 en el mundo. Argentina ocupa el puesto 22 en la región y es el 106 en el mundo. La sorpresa viene cuando se mide la calidad de las instituciones económicas, sinónimo de cumplir reglas .

En el mundo, la Argentina se ubica en los últimos lugares de la tabla con la posición 133. Es curioso, la medición se realizó al final del gobierno de Mauricio Macri.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *